Una subida a producción cualquiera

Es sábado, y la verdad, ningunas ganas de sentarme aquí a trabajar… Pero tenemos una subida a producción programada (las agencias de viaje entre semana usan nuestro producto), así que es lo que hay.

Todo está preparado. La subida a preproducción fue bien el martes pasado, el código de todos los repositorios está integrado en «master», todas las aprobaciones burocráticas en verde (la aprobación del equipo de «Performance» nos ha costado lo suyo por problemas con Net Core 2.1), todas las builds están hechas, los manifiestos para Kubernetes, los permisos para las personas que vamos a trabajar hoy con Azure otorgados para los recursos de producción durante esta ventana de tiempo… así que no debería ser muy complejo. Lo único es que tenemos que escalar el cluster en AKS porque nos quedamos sin memoria y CPU para cumplir con las espectativas del equipo de Performance, así que dividiremos la subida en dos partes: despliegue de las nuevas imágenes y configuraciones, cambios de base de datos y nuevos artefactos que se crearon en esta entrega, y por otro lado el escalado y la actualización de los nodos de K8s.

Nos conectamos todos mediante teams (seis personas que trabajamos en cuatro países diferentes), y empezamos a trabajar.

A mí me toca lanzar las builds manuales que despliegan los secrets que configurarán los entornos, y las builds que despliegan y configuran todos los servicios en Kubernetes usando las imágenes que previamente ya habíamos subido a «Azure Container Registry». A otro compañero, desplegar y configurar las nuevas funciones de azure, y a un tercero, todo lo relacionado con la base de datos.

Trabajamos en paralelo, con una lista de comprobación que tenemos dentro de una Wiki en Teams, y hablando por el chat grupal que hay abierto. De vez en cuando, nos llamamos entre nosotros para tratar algún punto conflictivo de manera más rápida.

Ocurren varios contratiempos: un script que falla al ejecutarse por una casuística no prevista en producción, y que resuelvo ajustando algunos registros en la base de datos, y un problema con el proveedor de autentificación que utilizamos, (porque uno de los usuarios que tenía que usar QA había caducado) que otro compañero resolvió directamente desde el portal del proveedor.

Finalmente, tras tres horas de trabajo ininterrumpido y coordinado, todo está arriba. El equipo de QA ha hecho un test de punto a punto en los distintos módulos de la aplicación, y todo funciona como se espera.

Luego hemos hecho la parte del escalado y actualización. De esto se ha encargado otro compañero del equipo de infraestructura, y yo he podido desconectarme un rato. En un par de horas, todos los nodos están en las nuevas máquinas y actualizados a la última versión. Hacemos una última comprobación de funcionamiento, y damos la subida por concluída.

Hasta aquí, una subida más a producción, menos automatizada de lo que nos gustaría (lo arreglaremos en los siguientes PI), pero para lo complejo que es el proyecto y los grandes cambios que hemos realizado desde la entrega anterior, todo ha salido bastante bien.

Pero… ¿qué más ha tenido que ocurrir para que yo, una persona totalmente ciega, haya podido formar parte de este equipo? Pues básicamente, que todos los productos que he tenido que manejar durante la subida sean accesibles con mi lector de pantalla: Windows, Git, la consola de Windows, Ppowershell, Teams, Chrome, el portal de Azure, el portal de Azure Devops, Sql Server Management Studio y por supuesto, Visual Studio. De todos estos productos, solo una parte del portal de Azure no era muy accesible (la tabla de propiedades de los topics de Azure Service Bus), y ya he abierto un ticket al soporte de Azure para que lo miren. Uno de mis colegas se encargó, por tanto, de replicar los topics, operación que para mí era bastante compleja dada la inaccesibilidad de esa interfaz.

Pero a pesar de esto, mi sensación hoy es de triunfo: porque hemos subido un proyecto complejísimo tras unos meses duros de trabajo con retos técnicos muy entretenidos y variados, pero sobre todo, porque he sido un integrante más de un equipo en el que todos hemos aportado lo que sabemos, de la mejor forma posible, para alcanzar nuestro objetivo.

Quizá para las personas que no tengan discapacidad, sentirse parte integral de un equipo no es algo tan emocionante, pero qué narices, para mí sí. Trabajar en un proyecto internacional como Tech lead y formando parte de un equipo multidisciplinar en el que me siento en igualdad de condiciones es un triunfo, mío, en parte, pero sobre todo, de la tecnología y de quienes han sido capaces de ver más allá y la han hecho accesible. ¿Y por qué? Pues simple y llanamente, porque el software que tengo que utilizar en mi día a día, es lo suficientemente accesible para que pueda desempeñar mi trabajo como los demás… Y cuando no lo es, pues a echarle ganas e imaginación, y a encontrar trucos. ¿Que el portal de Azure tiene cosas no accesibles? pues Azure Cli o PowerShell. ¿Que hay funciones de Visual Studio que no son accesibles? pues a montarme un script que trampee la interfaz para darme la información que necesito… ¿Os he dicho ya que me encantan los retos?

Así que cuando hemos terminado la subida, me ha dado por pensar: Ojalá muchos «empresaurios» hubieran visto lo que hemos hecho hoy, porque seguramente, a muchos se les quitaría la tontería y los prejuicios de pensar que las personas con discapacidad no podemos hacer ciertas cosas o realizar determinados trabajos. Yo no soy especial, solo me apasiona lo que hago, y gracias a que la tecnología que necesito manejar en mi día a día es accesible, puedo realizar mi trabajo lo mejor que sé, aportando mis conocimientos, mis ganas y mi ilusión a los proyectos en los que participo.

Así que haceos un favor, y cuando veáis a alguien en una entrevista que viene a ofrecer su talento para trabajar con vosotros, mirad más allá de vuestros prejuicios, vuestros miedos y vuestras preconcepciones, porque si alguien dice que puede hacerlo, es porque realmente puede hacerlo, a pesar de que vosotros le miréis y os preguntéis: ¿pero cómo narices lo hará? Como le dije una vez a un entrevistador de cuyo nombre no quiero acordarme: ¿Crees que llevo siete años en mi empresa mano sobre mano y sin que me hayan echado??

Y si te dedicas al desarrollo de software, piensa que hay muchas personas en el mundo que usan la tecnología de formas muy diversas. Desarrolla pensando en todos, ten en cuenta la accesibilidad, y gracias a eso, seguro que estarás haciendo de este un mundo mejor y más inclusivo para muchos de nosotros.

¿Y es que, De qué estaría trabajando yo si las herramientas de desarrollo que utilizo no fueran accesibles? De desarrollador, ya os digo yo que no.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Accesibilidad, Reivindicaciones y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.